Ratio ROI. Qué es y cómo interpretar el retorno de una inversión

ratio roi retorno inversion

Con el ratio ROI (Return On Investment) podrás comparar versatilmente y sencillamente la rentabilidad o eficiencia financiera de diversas inversiones

ratio roi retorno inversion

¿Qué es el ROI?

El ROI (Return On Investment) es un ratio muy utilizado en la Bolsa que sirve para medir el beneficio financiero de un activo según la cantidad que hemos invertido. De una forma muy sencilla podremos averiguar si una inversión ha tenido una buena rentabilidad. Si nos ha devuelto más capital del que inicialmente pusimos. Es decir, es una forma de hallar la eficiencia de una inversión.

Fórmula ROI = (Ingresos de una inversión – Coste de la inversión) / (Coste de la inversión).

Una de las ventajas del ratio ROI es su versatilidad y sencillez, ya que puede ser utilizada para comparar activos financieros muy variados. Podremos medir activos financieros como las acciones o los bonos, un proyecto de inversión empresarial o incluso la inversión de un inmueble. En cualquier activo que nos genere unos beneficios y nos cueste adquirirlo se puede aplicar la fórmula. Osea es útil para todos los activos.

Interpretación y ejemplo del ROI

Pedro Picapiedra invierte en una compañía llamada Piedra SL. Compra un acciones que le cuestan un total de 120.000€. Pasados tres años las vende por 140.000€. El ROI de esta operación se calcula simplemente aplicando la fórmula (140.000-120.000)/120.000. El ROI sería 16,67%. Es decir por cada 100 euros que invierte en este activo Pedro obtiene un retorno de la inversión de 116,67.

El ROI es una forma muy rudimentaria de calcular y comparar la rentabilidad de una inversión. Apenas nos da información, únicamente pasa en porcentaje lo más básico del beneficio.

Imagina la misma operación de Pedro Picapiedra, pero en vez de venderla por 140.000€ la vende por 130.000€ pero al cabo de 1 año desde que la compró por 120.000€. El ROI ahora es de 8,34%. A simple vista nos puede parecer más interesante como inversores la primera opción ya que tiene un ROI más alto. Aunque la segunda opción tiene una rentabilidad anual mayor que la primera.

El ROI tiene una importante limitación y es que no considera el horizonte temporal. Este ratio únicamente nos dice si un activo nos da beneficios o pérdidas; es decir; si obtenemos más o menos dinero respectivamente al que realizamos la inversión. No importa si desde que compramos hasta que vendemos pasan 1000 años.

Como resumen el ROI es un ratio útil pero carece prácticamente de valor nulo al considerar una inversión. No obstante, es útil utilizarlo para valorar una inversión si lo combinamos con otros como el ratio PER, la rentabilidad por dividendo, o el resultado neto de explotación.

Otro ratio idéntico al ROI pero que sí considera el horizonte temporal es el Rate of Return o el Net Present Value (NPV) que además del horizonte temporal considera la inflación. Y como curiosidad existen multitud de adaptaciones del ROI a áreas como el marketing y la sociología.

Fuente: Investopedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *