frugalidad frugalismo vida frugal

Frugalidad: qué es y cómo vivir siendo más frugal

Descubre la frugalidad, la filosofía de vida que te permitirá disfrutar más de cada euro y minuto invertido, mientras que consigues aumentar tus ahorros al compás de tu felicidad.

Frente al “más es siempre mejor y nunca suficiente” de la era del consumismo compulsivo que vivimos actualmente, está surgiendo un movimiento que busca aprovechar al máximo los recursos de los que disponemos.

Sin malgastar, pero sin dejar de gastar. Se trata de obtener la máxima cantidad de disfrute por unidad gastada de tiempo y dinero. Enfocarse en lo verdaderamente importante e ignorar lo demás. Estamos hablando de frugalidad.

El término frugalismo ha tenido muchas connotaciones negativas. Se asocia con tacaños, antimaterialistas o gente que prefiere comer pan y agua a diario antes que gastar de más. Nada más lejos de la realidad. En este artículo lo comprobarás tú mismo.

¿Qué es la frugalidad?

Según la definición de la RAE: “Templanza, parquedad en la comida y la bebida.”

Esta definición se queda un poco corta en mi opinión. Para ampliarla encontramos que las raíces latinas de la palabra frugal son: frug (que significa “virtud”), frux (que significa “fruto” o “valor”) y frui (que significa “disfrutar” o “tener el derecho de uso” Uniendo los tres, podemos definir frugalidad como “disfrutar de la virtud de obtener el máximo valor por cada minuto o euro invertido.”

En el Mundo Antiguo también eran bastante conscientes de la frugalidad. Diversos filósofos la promovían como forma de vida. Entre ellos, Sócrates, el cual dijo: “Contenerte es la riqueza natural. El lujo es la pobreza artificial.” Séneca también tiene un par de frases muy buenas: “No es pobre quien tiene poco, sino quien mucho desea.”  Y otra: “Compra solamente lo necesario; lo superfluo, aunque cueste sólo un céntimo, es caro”.

Otro par de citas muy buenas de uno de mis novelistas favoritos. Stefan Zweig en El mundo de ayer: “Entre mis quehaceres literarios, el de suprimir es en realidad el más divertido.” Y “había recibido la primera lección: los grandes hombres son siempre los más amables. La segunda me enseñó que casi siempre son los que viven de la forma más sencilla.” En otras palabras: acumular la mínima mierda posible.

Otra definición muy interesante de la frugalidad y aplicada fantásticamente al mundo de las finanzas es la que da La riqueza es tiempo:

La frugalidad fomenta el ahorro, el consumo responsable y la vida sencilla, y rechaza la deuda, el gasto innecesario y el despilfarro. Integrar la frugalidad en tu vida significa eliminar todo gasto superfluo y consumir tan solo aquello que necesitas o que te hace feliz.

Víctor Murillo. @riquezaestiempo

La frugalidad, a diferencia de la simplicidad y el minimalismo que abogan únicamente por reducir el exceso, busca asignar de la mejor los bienes tangibles de los que disponemos (dinero, tiempo y posesiones materiales) junto con la expansión de nuestro espíritu (creatividad, intelecto y amor).

Se trata de buscar el equilibrio de lo que es “suficiente” para obtener el máximo disfrute por unidad de dinero gastado. Para ello necesitamos cubrir nuestras necesidades básicas, vivir con algún confort que mejore nuestra calidad de vida (y no por ello nuestro estilo de vida). Incluso algún lujo tendrá un impacto positivo en nuestra vida. Pero cuando los lujos empiezan a abundar cada unidad aportada hará que decrezca la utilidad y caeremos en la trampa del materialismo consumista. ¿El resultado? Menos satisfacción.

curva satisfacción dinero gasto

Materialismo vs frugalidad

Básicamente el materialismo se pregunta cuánto tienes (más es siempre mejor) y el frugalismo se pregunta cuánto de lo que tienes realmente disfrutas o cómo una compra adicional aportaría valor añadido en tu vida (menos es más).

Un materialista no se cuestiona nada, sólo piensa en acumular. Un frugalista se lo cuestiona todo. Es consciente de los trade-offs negativos que provoca acumular cosas de más y consumir en exceso.

Una persona materialista tiene 30 camisas para vestir, más de la mitad no han salido del armario ninguna vez. Una persona frugal, sin embargo, tendría 5-10 camisas dándole uso a todas.

Una persona frugal, en vez de añadir cantidad, busca añadir calidad. Eso se aplica en todos los ámbitos de la vida. Cómo comes, cómo te relacionas con los demás y cómo ahorras.

¿Cómo empezar a ser más frugal?

Aquí van 3 ideas para aplicar la frugalidad en tu vida.

1️⃣ No consumir más de lo necesario

Recuerda: menos es más. Es mejor tener pocas cosas de la máxima calidad posible y que utilices a menudo que tener infinidad de cosas almacenadas y sin ninguna utilidad. Personalmente no me gusta tener cosas que no utilizo. Las considero un “pasivo mental”.  Cada vez que las veo me recuerdan la mala compra que he realizado y me hacen sentir mal. Sentimiento que comparten los accionistas de Telefónica, imagino.

De vez en cuando haz un inventario de tus posesiones y elimina las innecesarias. Haz un escrutinio continúo, vende o deshazte de las cosas que tengan un valor cero o negativo para ti. Todo está sujeto a cambio, nada es fijo e inamovible.

Recuerda la curva de satisfacción del gráfico anterior. A partir de cierto nivel, los lujos tendrán un impacto negativo en tu vida.

2️⃣ Analiza aquellas compras que aporten valor/felicidad y aquellas que no te aporten nada

Toma consciencia de todas aquellas cosas que te aporten valor, satisfacción o disfrute. Todo lo que no lo haga no debería estar en tu vida. Sé minucioso y prudente a la hora de comprar cosas nuevas.

Tu nivel de frugalidad no se me mide con cada céntimo que te has ahorrado, sino con el nivel de disfrute que obtienes en el mundo material. Se trata de aumentar el ratio disfrute por euro invertido.

3️⃣ Céntrate en el disfrute en vez de la posesión

Comparte cosas antes que poseerlas. No necesitamos poseer algo para poder consumirlo. Esto es una tendencia de mercado y cada vez más productos se basan en ello. Servicios de streaming (Spotify, Netflix), de alquiler de vehículos o de alojamiento (Airbnb). Es más ecológico y barato en muchos casos.

Comparte recursos con amigos (e.g. libros, videojuegos, accesorios de bebé). La frugalidad también consiste en compartir, en ver el mundo como algo “nuestro” y no solo como “mío” o de “ellos”.

Ahorrar, un efecto colateral de ser frugal

Fuente: Pixabay

Los países que son ricos ahora han sido frugales en el pasado Y es que vivir de una forma simple, sin excesos, centrada en el trabajo duro y en el perfeccionamiento profesional es la clave para acabar amasando un buen patrimonio. Esta máxima también se aplica a familia e individuos.

Al detectar aquello verdaderamente importante en nuestra vida, ignoraremos los gastos superfluos e innecesarios que no aportan nada. Ahorrar se convierte, entonces, en un juego de niños. En algo que harás automáticamente y sin darte cuenta. Una de las máximas de vivir siendo frugal es la moderación y contención.

¿El resultado? Nuestra riqueza y ahorros aumentarán sin que nos demos cuenta.

Conclusión y frases sobre frugalidad

La frugalidad es una expresión creativa de autoestima. Te haces honor a ti mismo invirtiendo tu energía vital (o dinero) en sólo posesiones materiales que sumen. Ahorrar tiempo y dinero no comprando objetos con valor nulo en nuestra vida a través de un consumo inteligente y prudente es el último signo de respeto a ti mismo y te hará ser rico íntegramente.

Estas son algunas de las frases céleres sobre frugalidad que más me inspiran a intentar ser una persona más frugal a diario.

“Ser capaz de abstenerse y disfrutar de aquellos bienes cuya privación debilita a la mayoría, mientras su disfrute les hace abandonarse a ellos.” Marco Aurelio

Quién no economice, acabará agonizando.” Confuncio

“¿Hay algo más elegante que tener pocas necesidades y entregarte plenamente a ellas?” Ralph Waldo Emerson

“He aprendido a perseguir la felicidad limitando mis necesidades, en vez de intentar satisfacer cada una de ellas.” John Stuart Mill

“No me des ni pobreza ni riqueza. Únicamente lo que sea suficiente.” Antiguo Testamento

“Mucho acumulas, mucho perderás. Conoce la medida y evitarás los fracasos. Conoce los límites y no habrá riesgo. ¡Así pasarás la vida en tranquilidad, sin angustia!”. Lao Tzu

“La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión.” Aristóteles

“La verdadera felicidad radica en trabajar duro y vivir frugalmente.” George Orwell

“Ingresos anuales: 20 libras, gastos anuales: 19.6 libras. Resultado: felicidad. Ingresos anuales: 20 libras, gastos anuales: 20.6 libras. Resultado: miseria.” Charles Dickens

“Los juicios instantáneos pueden hacerse porque son frugales, y si queremos proteger nuestra capacidad de juicio instantáneo, tenemos que hacer algo para proteger esa frugalidad.” Malcom Gladwell

“Sin frugalidad nadie puede ser rico, y con ella pocos serían pobres” Samuel Johnson

“Sé estudioso en tu profesión, y serás aprendido. Sé laborioso y frugal, y serás rico. Sé sobrio y templado, y estarás sano. Sé virtuoso en general, y serás feliz. Por lo menos, con esa conducta, podrás soportar la vida.” Benjamin Franklin

Además, totalmente recomendado el libro La Bolsa o la vida, donde Vicki Robin define qué es la frugalidad a la maravilla y nos ayuda a interiorizar que el dinero no es simplemente una moneda, sino energía vital.

Tienes la review del libro aquí: Your money or your life. 9 pasas para alcanzar la libertad financiera. (Publicada por Gabriel Lledó, analista del Banco Central Europeo, y sobre todo un gran amigo)

Espero que te haya gustado y sido útil el artículo.

Ahora es tu turno. Deja un comentario con tus pensamientos y experiencias sobre la frugalidad a continuación. ⤵️

6 comentarios en “Frugalidad: qué es y cómo vivir siendo más frugal”

Deja un comentario