Los 7 hábitos personales con mayor retorno sobre la inversión

habitos personales

Somos criaturas de hábitos, estamos instaurados en la repetición. En la continuidad encontramos la comodidad. Aunque te llenen la cabeza con cosas tan cursis como “tus días deben ser únicos e irrepetibles” o “sal siempre de la zona de confort siempre que puedas” lo cierto que es más del 90% de lo que haces y piensas ya lo habías hecho antes y procesado a priori en tu mente.

De esta forma funcionamos realizando tareas rutinarias en piloto automático, dejando hueco en nuestro cerebro para hacer otras cosas paralelamente. Por ejemplo, cuando realizas el camino al trabajo puedes sumergirte bajo la compleja telaraña de líneas de metro de Madrid mientras que escuchas atentamente un podcast. Tu mente no tiene que pensar la dirección o la línea de metro cada día y puede darle espacio para hacer otras cosas.

Las cosas más importantes que vas a conseguir a lo largo de tu vida se cimientan a través de hábitos sólidos, duraderos y potentes. Con pequeñas cosas que haces a diario sin ni siquiera te pares a pensar estás forjando tu futuro. Los hábitos capitalizan en tu futuro como el interés compuesto con tus ahorros. La Ley de Pareto, pero al revés. Lo pequeño e inapreciable marca la diferencia.

Analizar tus hábitos siendo sincero contigo mismo y dedicar tiempo a cambiar los dañinos por los que te hacen crecer es una de las cosas más importantes que puedes hacer en tu vida. Es una de las inversiones que podrás hacer en ti con mayor ROI en tu vida.

En finanzas se define el ROI como el retorno sobre la inversión. Básicamente te dice llanamente la rentabilidad de obtienes con los recursos empleados. En formar nuevos hábitos sólo gastas tiempo y sacrificio. Sin embargo, lo que obtienes a cambio es algo que puede marcar completamente la diferencia. El ratio ROI de los hábitos personales tiene resultados exponenciales.

Invierte en ti mismo eligiendo tus hábitos estratégicamente

Tras años de prueba y error, de probar lo qué funciona y lo que no, he dado con esta serie de hábitos que pueden ser completamente life-changing una vez implementados. Recuerda que para formar un nuevo hábito necesitas completar la regla de los 28 días.

Al principio no te obsesiones con realizarlos cada día, busca sobre todo la adherencia en el largo plazo.

1. Santifica el sueño

No hay nada como una noche de sueño reparador para tu mente (y tu espíritu). Crea un ritual del sueño idílico: acuéstate siempre a la misma hora, apaga las luces completamente, crea una atmósfera fría y seca… Busca la relajación y calma absoluta antes de caer rendido a un nuevo día.

2. Realiza ejercicio al menos 3 veces por semana

Lo que me recuerda a esta magistral charla de Emilio Duró. Cada segundo que pasa nuestras células se oxidan y envejecemos. Para dar el máximo de nosotros en todos los ámbitos de nuestra vida es crucial estar al 100% físicamente.

El positivismo y la energía necesaria para comerte el mundo se consiguen primero con una salud de hierro a prueba de balas forjada con hábitos saludables.

Márcate en tu calendario días sagrados para realizar ejercicio. Busca tu práctica favorita. Yo particularmente convino ejercicios de explosividad con rutinas de HIIT/ejercicios calisténicos.  Además de algún día de running para aumentar mi capacidad de oxigenación. Busca tu practica favorita y varíala si te aburre.

3. Ahorra como mínimo el 10% de tu fuente de ingresos e inviértela

Lo he dicho varias veces. Sino puedes vivir con el 85-90% de lo que generas significa que estás viviendo por encima de tus posibilidades. Eso suponiendo que no tienes ninguna deuda.

Para ganar tranquilidad y sosiego financiero es crucial que inviertes lo máximo posible en tu yo futuro. Ese porcentaje debería variar según a la edad que quieras alcanzar la libertad financiera. La Bolsa es una de las mejores formas donde destinar esos excedentes de capital. Empápate de los artículos del blog y no dudes en preguntar cualquier duda.

4. Lee todos los días

No se me ocurre otro hábito que pueda aumentar más tu inteligencia, razonamiento, capacidad crítica y tu comprensión del mundo. Creo que dedicarle al menos 30 minutos al día a la lectura debería ser una obligación y deberían estar marcados en rojo en tu agenda.

¿No sabes por dónde empezar? Te propongo la biblioteca bursátil de Dinero Bolsa con los mejores títulos de inversión en Bolsa.

Haz de la lectura un ritual diario. La diferencia será abismal en el tiempo.

5. Bebe más agua, y menos de todo lo demás

Elimina por completo (o usa estratégicamente) todos los líquidos que no sean agua o té. Me refiero a la cafeína, alcohol, bebidas azucaradas… Tendrás mucha más energía que podrás emplear en ser más productivo. Prioriza la hidratación. Agua es sinónimo de vida. Nuestro cuerpo está compuesto en un 65% por agua. Riega tus células con frecuencia. Si eres un cafetero como yo, dale un uso estratégico al café.

6. Desconecta de la tecnología/redes sociales

Lo que me hizo replantearme el uso que le estaba dando a las redes sociales fue este artículo de The Economist. Los desalloradores de las redes sociales utilizan las mismas técnicas que en los casinos de Las Vegas para mantenerte enganchado.

Se llama economía de la atención. Cada segundo que empleas en las redes sociales significa dinero para las empresas que ofrecen los servicios. Por eso juegan con tus niveles de dopamina, con tu felicidad y tu tiempo, con el único fin de mantenerte atrapado.

Tampoco digo que haya que volver a las cuevas y volverse un maniático. Las redes sociales/tecnología son una poderosísima herramienta, pero hay que conocer que son un arma de doble filo.

Yo personalmente intento silenciar todas las notificaciones y limitar su uso en la medida de lo posible. No quiero tener una máquina tragaperras en mi bolsillo. Considero de vital importancia pasar al menos un rato al día totalmente sin aparatos. Para silenciar todo el ruido de fondo y pasar más tiempo conmigo mismo.

7. Medita. Simplifica. Abraza el minimalismo

No necesitas una figura de Buddha, ni incienso, ni un templo para adquirir el hábito de meditar a diario. Si eres un tormento nervioso como yo, es uno de los hábitos más difíciles de conseguir implementar. Pero merece completamente la pena desde la primera práctica.

En el mundo en que vivimos todo funciona a la velocidad de la luz. Vivimos en una abundancia de datos e información que no sabemos gestionar emocionalmente. Meditar no es más que higiene emocional que te ayudará a encontrarte contigo mismo, focalizar en lo verdaderamente importante y sobre todo te dará una paz que pocas cosas conseguirán darte.

10 minutos al día y un lugar silencioso es más que suficiente. A primera hora de la mañana o justo antes de ir a dormir son los mejores momentos. El mindfulness es una práctica idónea para empezar repleta de beneficios físicos, mentales y emocionales.

el poder de los habitos charles duhigg

Algunos hábitos están cogidos de James Clear, otros son de cosecha propia a través de años de experimentación. Aunque cada persona es un mundo y debería convertir su propio cuerpo y vida en un laboratorio de experimentos para encontrar lo que mejor le funcione.

Si quieres ampliar más sobre la ciencia de los hábitos te recomiendo que leas el libro El Poder de los Hábitos, de Charles Duhigg. Un libro que tenemos resaltado en la Biblioteca Bursátil.

Espero que hayáis disfrutado el artículo y que os hagáis dado cuenta de la importancia de formar y mantener unos hábitos potentes y poderosos.

Un abrazo,

Jordi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *